ENMIENDA DE SUSTITUCIÓN a la MOCIÓN sobre la consecución de una paz justa y duradera en Oriente Medio

20/04/2018
Logotipo Juntas Generales de Álava
    Redes sociales
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de Youtube

ENMIENDA DE SUSTITUCIÓN a la MOCIÓN sobre la consecución de una paz justa y duradera en Oriente Medio

ENMIENDA DE SUSTITUCIÓN a la MOCIÓN sobre la consecución de una paz justa y duradera en Oriente Medio

  1. Las Juntas Generales de Álava, tal y como ha sido proclamado y declarado por la comunidad internacional, manifiestan que Palestina tiene derecho a ser reconocida como Estado, sujeto de Derecho Internacional, en la convicción de que únicamente a partir de la coexistencia de los dos Estados, Israel y Palestina, puede alcanzarse, mediante el diálogo y la negociación, los acuerdos que garanticen la paz y la seguridad para ambos, el respeto a los derechos de su ciudadanía y la estabilidad de la zona.
  2. Las Juntas Generales de Álava instan al Gobierno del Estado Español a que promueva en el seno de la Unión Europea el reconocimiento del Estado de Palestina por cada uno de los demás Estados miembros e instan a las autoridades israelíes a retomar las negociaciones de buena fe para alcanzar en el plazo más breve posible, y dentro de un cronograma definido con supervisión internacional, un acuerdo pacífico que ponga fin sin más demora a la ocupación de todos los territorios palestinos ocupados desde 1967 -incluida Jerusalén Este- y que permita a ese Estado soberano palestino coexistir en paz con el actual Estado de Israel. El acuerdo debe incluir asimismo una solución justa en relación a los refugiados palestinos, así como para las personas presas.
  3. Las Juntas Generales de Álava se ratifican en la Proposición no de Ley sobre el reconocimiento del Estado de Palestina aprobada en el Congreso de los Diputados en fecha 18 de noviembre de 2.014.
  4. Las Juntas Generales de Álava avalan las conclusiones del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores de diciembre de 2012 en las que se especifica que “todos los acuerdos entre el Estado de Israel y la Unión Europea deben indicar de manera inequívoca y expresamente su inaplicabilidad a los territorios ocupados por Israel a raíz de la Guerra de 1967”, así como las aprobadas en el Consejo Europeo de fecha 30 de agosto de 2.014.