El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad de la Diputación de Álava incrementará en 2018 un 38% las inversiones para mejorar las carreteras alavesas

19/07/2018
Logotipo Juntas Generales de Álava
    Redes sociales
  • Icono de Facebook
  • Icono de Twitter
  • Icono de Youtube

El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad de la Diputación de Álava incrementará en 2018 un 38% las inversiones para mejorar las carreteras alavesas

El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad de la Diputación de Álava incrementará en 2018 un 38% las inversiones para mejorar las carreteras alavesas

El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad de la Diputación Foral de Álava invertirá durante el próximo año 12,6 millones de euros en el acondicionamiento y la mejora de la Red Foral de Carreteras, lo que representa un 38% más que en 2017. Este esfuerzo inversor permitirá empezar las obras para reformar la N-240 a la altura de Legutio, dar continuidad al proyecto de desdoblamiento de la N-124 y finalizar la nueva carretera entre Assa y Elvillar.

El Diputado Foral de Infraestructuras Viarias y Movilidad, Josu López Ubierna, ha ofrecido estos datos durante su comparecencia en las Juntas Generales de Álava para presentar las líneas maestras del presupuesto de su Departamento para 2018. Josu López Ubierna ha destacado que este esfuerzo inversor cumple el triple objetivo de modernizar la red viaria, hacerla más segura eliminando puntos y cruces peligrosos, y reactivar la economía y el empleo en Álava.

“Vamos a cumplir nuestro compromiso de empezar las obras de acondicionamiento de la N-240 a la altura de Legutio para eliminar curvas y cruces peligrosos, y dotar de mejores accesos al polígono industrial de Lacorzanilla. Los presupuestos reservan un millón y 1,3 millones de euros para estos proyectos, respectivamente”, ha subrayado.

El proyecto consigna asimismo 9 millones de euros para dar continuidad al proyecto de acondicionamiento y mejora de la N-124, puerta natural de entrada a Rioja Alavesa, y 618.400 euros para finalizar la reforma del trazado de la carretera A-3118 que conecta las localidades de Assa y Elvillar. La certificación de las obras en esta última, que se encuentra abierta ya al tráfico, está prevista para la primavera de 2018.

Además, y como novedad, el presupuesto incluye una primera partida y créditos de compromiso para el acondicionamiento de la carretera A-625 entre Amurrio y el límite provincial de Bizkaia.

“Estos presupuestos reflejan el compromiso de este Departamento de llevar a cabo durante esta legislatura los tres grandes proyectos pendientes de la Red Foral de Carreteras: N-124, N-240 y A-625”, ha indicado.

El presupuesto del Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad para 2018 asciende a un total de 41,5 millones de euros, lo que supone un incremento de más del 11% respecto al vigente en este ejercicio. La mayor parte de estos recursos se concentran en los programas de Infraestructuras Viarias (26,6 millones de euros), Transportes (8,2 millones de euros) y Expropiaciones (864.000 euros).

Este incremento presupuestario financia el impulso inversor citado con anterioridad y posibilita también aumentar los recursos destinados a conservación, mantenimiento y vialidad invernal hasta los 7 millones de euros; elevar un 17% los programas dirigidos a realizar intervenciones en la red viaria para mejorar su seguridad hasta alcanzar los 875.000 euros; y reservar recursos para acondicionar pasos de fauna y comenzar el desarrollo del Plan de Acción contra el Ruido.

Josu López Ubierna ha destacado igualmente durante su intervención el hecho de que las dos partidas que financian el programa de bonificaciones a los usuarios frecuentes de las dos autopistas de peaje del territorio histórico, la AP-1 y la AP-68 (250.000 euros) sean ampliables para cumplir el anuncio de mejorarlo el próximo ejercicio.

Finalmente, y en cuanto a movilidad, sobresalen los 3,5 millones presupuestados para financiar el Transporte Foral y los 80.000 euros reservados para el mantenimiento de las marquesinas de las paradas de autobuses propiedad de la Diputación, junto con las partidas de 2,8 millones de euros y el 1,8 millones de euros destinadas al Bus Eléctrico Inteligente (BEI) y la ampliación del tranvía en Vitoria-Gasteiz.